image
 
pic
Artículos

Transporte y Logistica

La importancia de la preparación de la mercancía
Jaime López, 26/11/2004

Cuando el exportador se está preparando para embarcar un producto para el exterior, éste necesita estar al tanto del embalaje, etiquetado, documentación y requerimientos de seguro.

Como la mercancía está siendo embarcada por transportistas desconocidos para clientes distantes, el exportador debe asegurarse de seguir todos los requerimientos de embarque para ayudar a asegurar que la mercancía esté correctamente empaquetada para que llegue en buenas condiciones; etiquetada para asegurar que la mercancía sea despachada y que llegue a tiempo al lugar correcto; bien documentada para satisfacer los requerimientos gubernamentales nacionales y extranjeros, así como también las normas de cobro; y asegurada contra daño, pérdida y robo y, en algunos casos, demoras.

La protección física de la mercancía
Para elegir el modo más adecuado de organizar una operación de transporte es fundamental un perfecto conocimiento de las características del producto (densidad, fragilidad, perecedero, pulverulencia, valor, peligrosidad) los obstáculos geográficos, los factores climáticos y la duración del transporte.

Envase y embalaje
El envase, recipiente o vaso en que se conserva una cierta mercancía, tiene como objetivo fundamental dosificar el producto para su venta. Además de la presentación y la dosificación, es fundamental la compatibilidad entre el producto y el recipiente.

El embalaje, se refiere al conjunto de acciones que consiguen para la mercancía una cobertura exterior que la proteja y la haga fácilmente manejable e identificable, o también al resultado de esa técnica (caja, saco, contenedor, etc.).
A diferencia del envase, su objetivo fundamental es la protección de la mercancía para el proceso de transporte, así como facilitar la manipulación y la recepción; permitir la fácil identificación de la mercancía, remitente y destinatario, así como sus características esenciales, mediante su marcado y rotulación según normas internacionales; facilitar la inspección aduanera mediante cajetines adosados, facilitando la toma de muestras, etc. Disminuir los riesgos para las personas, evitando desplazamientos interiores mediante los materiales de trincado, eliminado aristas vivas, etc.

Al embalar un artículo para exportar, el exportador debe conocer las exigencias que la exportación reclama del envase. Se deben tener en cuenta cuatro problemas cuando se está diseñando un embalaje: roturas, peso, humedad y robo.

Si el comprador no especifica los requerimientos de embalaje, es conveniente que el exportador se asegure de que la mercancía esté preparada teniendo en cuenta algunas observaciones:

- Usar embalajes fuertes, sellados y llenados adecuadamente.
- Para obtener la disposición adecuada en el envase o en el contenedor, el peso debe estar bien distribuido, con independencia del tamaño .
- Los envases y el relleno de los mismos deben estar hechos con materiales resistentes a la humedad.
- Para evitar robos, no hay que nombrar contenidos en los envases. Además, el flejado, precintado y la envoltura ajustada, son formas efectivas de impedir el robo.
- La mercancía debe ser embalada en contenedores marítimos, si es posible, o en pallets para asegurar más facilidad en las manipulaciones.

El mejor método de embarque es emplear contenedores de transporte marítimo. Los contenedores varían en tamaño, material y construcción y pueden acomodar más carga, pero son más adecuados para tamaños y formas de paquetes estándar. Aunque la mayoría de la carga, se transporta en contenedores, mucha aún se embarca como carga a granel o en convencional.

image
image
000177260