image
 
pic
Artículos

Medioambiente

DESARROLLO SOSTENIBLE
"Es el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas". (Informe Brundtland).
Spanish Depot Service, 10/01/2005

Articulo por Arantxa Ivars Ferrer, Ingeniero Industrial, Jefe. Dpto Calidad y M. Ambiente de Spanish Depot Sevice, S.A.

Todo proceso de producción y consumo de los bienes y servicios demandados por la sociedad lleva asociado la utilización de recursos naturales y la generación de residuos, de emisiones y de vertidos que tienen una clara incidencia sobre el medio ambiente.

Uno de los principales objetivos de la politica de desarrollo sostenible es conseguir romper la relación entre el crecimiento de una actividad económica y los impactos negativos que genera. Para analizar esta relación se ha desarrollado el concepto de ecoeficiencia cuyo principio básico es “producir más con menos”.

La ecoeficiencia es una cultura administrativa que guía al empresariado a asumir responsabilidad con la sociedad, y lo motiva para que su negocio sea más competitivo, adaptando y readecuando los sistemas productivos existentes a las necesidades del mercado y del medio ambiente, y de esta forma poder alcanzar los niveles más altos de desarrollo económico, social y ambiental.

La contaminación que produce una actividad generalmente es señal de ineficiencia y los residuos reflejan materias primas no transformadas, es decir, no vendidas como producto, con la perdida económica que esto supone. Esta situación hace que una empresa comience a plantearse el realizar un control más estricto sobre los procesos con el fin de reducir “perdidas”, lo que conduce a mayores beneficios económicos y ambientales.

La implantación de las denominadas comúnmente como Buenas Prácticas Medioambientales en las distintas áreas de una empresa permiten de una forma simple, rapida y con coste bajo o nulo conseguir la racionalización y el ahorro de recursos naturales y del consumo de materias primas, energía y agua con el consiguiente ahorro de costes, así como la minimización de los residuos generados y del efecto ambiental de las emisiones atmosféricas, los ruidos y los vertidos de su actividad.

De modo que, no hay escusas, es hora de abandonar los discursos en defensa del medio ambiente y pasar a los hechos.

Un depot al igual que cualquier otra empresa puede decidir ser ecoeficiente adoptando todas los sistemas de control necesarios para realizar su actividad causando un menor impacto en el medio, pero necesita que todos los que están involucrados en la cadena de utilización del contenedor adopten la misma política ya que la generación de residuos en la actividad de almacenamiento de contenedores vacios depende en gran medida de los residuos que llegan en el interior de los contenedores.

No es raro ver cuando se abren las puertas de un contenedor, supuestamente vacio, que en su interior existen restos de mercancías que algunas veces ni siquiera se corresponden a su última carga.

Esto hace pensar que los contenedores se utilizan como medio para desahacerse de los residuos que molestan en los puntos de descarga, de modo que el depot como último receptor está acarreando con los gastos de la gestión de los residuos procedentes de toda la cadena de transporte de mercancías.

¿Porque los empresarios receptores de la mercancía deciden deshacerse de sus residuos depositandolos en el contenedor que debería devolver limpio antes de una nueva carga? Puede ser que la razón de que se comporten así sea simplemente económica ya que la sanción que deben pagar a la compañía propietaria del contenedor por devolver su contenedor limpio es inferior a lo que les cuesta realizar a ellos mismos la gestión de sus residuos.

No cabe duda que hay que lograr un cambio de actitud y alcanzar mayores niveles de prevención y precaución. La aplicación de un régimen de responsabilidad ambiental permitirá crear conciencia de que todos han de responder a las consecuencias que puedan tener sus actos sobre el medio natural.

El medio ambiente hay que considerarlo como un “bien público” del que tiene que hacerse responsable el conjunto de la sociedad.

image
image
000171264